19 días y 500 noches (Joaquín Sabina) *Entrada número 50*

Sin títuloAl llegar a la entrada número 50 dije que escribiría sobre mi grupo de cabecera (predecible), The Beatles.

Como todo en mi vida, el plan cambia cada cinco minutos y decido una cosa diferente. He decido ocupar esta entrada con el disco “19 días y 500 noches” por dos motivos: Joaquín Sabina es uno de mis cantautores predilectos y el álbum cumple 15 años.

En septiembre de 1.999 llegaba a mis manos un regalo de mis padres que no pude esperar a llegar a casa para abrir. El coche de mi padre, un Opel Vectra azul -incomodísimo, por cierto- se convertía en nuestro The Cavern particular. Una tarde de impresiones. Lo primero: la portada. Recuerdo que Sabina acababa de pasar una etapa turbia y su gesto en la portada parecía reflejar “sigo demasiado vivo para que nadie pueda matarme”.

Puse el disco y la voz me chocó. Más desgastada de lo normal. Recuerdo que mi padre me miró en el coche y dijo “¿éste es Sabina?”.

Enseguida comenzó a sonar “Ahora que…”, “19 días y 500 noches” o uno de mis temas favoritos: Barbi Superstar. “Joder papá –pensé- sí que es Sabina. Y ha vuelto mejor que nunca”. Demasiado rock para digerirlo en poco tiempo.

Dieguitos y Mafaldas”, “El caso de la rubia platino” o “Cerrado por derribo” fundían el disco con pasos de gigante. Pero mi mejor recuerdo fue al escuchar “Noches de Boda”. Mi padre miró cómplice a mi madre. Ellos sabían a quién pertenecía la voz rota del comienzo. Me explicó que era de Chavela Vargas y me prometió enseñarme algo de su música que había por casa cuando llegásemos. Aquella tarde fue perfecta. Comenzó el gusto por la mitomanía musical. Solo repetía a los amigos del colegio “Tengo el nuevo disco de Sabina. ¡Vaya! Y canta Chavela Vargas”.

Una de las obras maestras del ángel caído de Úbeda para esta entrada número 50. Al final, como decía un buen amigo, “como siempre están, los Beatles siempre pueden esperar un poco más”.

Anuncios

Get Born (Jet)

Sin títuloRecuerdo la primera impresión que me llevé al escuchar la intro de Are you gonna be my girl: “Iggy Pop ha vuelto y con qué nervio”. Pero estaba equivocado. Un grupo –joven- ausgtraliano acababa de irrumpir en el panorama musical y sabían muy bien lo que se hacían: Jet.

En 2003 editan su primer álbum, Get Born. Los hermanos Cester (Chris y Nic) Lo cierto es que fue un grupo fácil de captar para aquellos que vivíamos entre el anhelo del rock clásico y la fuerza del hard rock sin estruendos. Influenciados por los grupos míticos como Beatles, Faces, T-Rex, The Kinks o AC/DC (cómo no) entre otros, realizan un disco casi atemporal. Traspasan la criba con comodidad y las etiquetas miran en la dirección que a ellos interesa.

El tema Are you gonna be my girl tomó la bandera del rock actual y los catapultó sin medida. Pero Get Born no es solo un tema conocido con una intro pegadizo y un ritmo rock intenso. Temas como Rollover Dj o Cold Hard Bitch proponen un hard rock exento de ruidos o Move on y Radio Song que paralizan el tiempo para hacer una balada que rompe en el estribillo sin que desentone.

Jet, un relevo que pudo alcanzar cotas muy altas y se apartó del camino. Quizá dejando las expectativas más altas que las propias cotas. Quién sabe. Quién sabe…

Milk & Honey (John Lennon)

lSi creyera en la reencarnación –si creyera- querría reencarnarme en la cabeza de John Lennon. Solo eso: su cabeza. Sin ser un vocalista virtuoso ni un músico excesivamente talentoso, su capacidad para componer y, sobretodo,crear innovar, hacen de Lennon un referente por todos conocido.

Milk & Honey se publica en 1.984, cuatro años después de su muerte. Es el último disco de Lennon y continúa en la línea que marcó en Double Fantasy, siendo un proyecto conjunto con Yoko Ono.

Quizá la relevancia del disco viene dada por ser un álbum póstumo, pero lo cierto es que el LP no deja solo una portada para mitómanos y un par de anécdotas de libro. 11 temas (6 de Lennon y 5 de Yoko) entre ellos Borrowed Time o Nobody Told Me, considerado éste su último gran éxito.

Debido a que el disco fue reeditado, el tema que abre el álbum, I´m stepping out, perdió el comienzo. Yo deseo recuperar la canción original, con Lennon diciéndole al mundo que aún apartado de la industria musical es un tipo normal, un amo de casa, un espectador de Barrio Sésamo y un tipo que, esté donde esté, seguirá volviéndose loco.

This here´s a story…

In Spite of All the Danger (The Quarrymen)

Sin títuloPara este artículo he tenido que mentir. Solo un poco. El disco no tiene título. En 1.958, unos jóvenes John Lennon, Paul McCartney y George Harrison acompañados de Duff Lowe y Hanton, son los integrantes de la antesala de The Beatles: The Quarrymen.

El disco, que contiene dos canciones, fue grabado en unos estudios de Liverpool. El tema que contiene la cara “A” del vinilo fue un tema consensuada por todos los miembros de la banda: That´ll be the day de Buddy Holly.

El dueño del estudio, Percy Phillips, no permitió que el grupo ensayara para grabar la canción que rellenara la cara “B”. Las (benditas) prisas obligaron a que McCartney y Harrison se arriesgaran a ofrecer a Lennon que cantara un tema compuesto por ellos mismos. Así quedó, entonces, las guitarras de McCartney y Harrison, los coros de este último y la voz de Lennon. Su primera grabación por 15 chelines: In Spite of all the Danger.

In my life (George Martin)

3Hablar de George Martin es hablar del éxito rotundo de los Beatles. De la producción, del arreglo y de la fantasía entrópica de las canciones de los de Liverpool.

En 1.998, inmerso en su estudio y acompañado de personajes y artistas tan variopintos como Jim Carrey, Phill Collins, Sean Connery, Robin Williams o el aclamado guitarrista Jeff Beck (cuya versión de “A Day in a life” ha conseguido tomar una personalidad propia y fue nominada a los Premios Grammy del año 2.000).

El álbum está lleno de sorpresas y todas ellas agradables. ¿Acaso imaginas a Jim Carrey haciendo una versión de “I´m the Walrus”? Pues existe y puedes ver el vídeo de grabación en plataformas como youtube. Es muy-muy divertido.

George Martin idea cómo hubiera producido y grabado los temas de los Beatles, dejándose llevar por la magia. Cada tema es diferente al anterior y encaja en mundos diferentes.

El Quinto Beatle lo volvió a conseguir.

Gone Troppo (George Harrison)

2La época dorada de George Harrison parecía haber pasado de moda. En 1.982 ve la luz el álbum “Gone Troppo”, la idea de volverse loco dentro de un mundo musical en explosión constante.

El disco está considerado uno de los mayores fracasos del exbeatle si atendemos a las listas de éxitos. Aún así, para el recuerdo, nos dejó temas como Wake up my love, Gone Troppo o la carismática Mystical One.

George Harrison. Mi pequeña gran debilidad.