Tempest (Bob Dylan)

dylan

Zimmerman. 30 discos. Un mito.

Bob Dylan emprendía, en 2.012, su última aventura discográfico: Tempest. No era fácil esperar algo excelente de ese álbum siguiendo la decreciente carrera del norteamericano. Pero llegó Tempest, llegó Duquesne Whistle, llegó la última gran oda a Lennon.

Compaginando como siempre el virtuosismo del blues, el escenario del folk y la intrahistoria del country, Dylan introduce en 10 pistas (una de ellas, Tempest, con una duración de 13:54) una obra oscura, musicalmente feroz y sin grandes hazañas literarias.

Bajo la banda que últimamente acompaña al artista, se sumerge en el estudio para dar vida al último disco hasta la fecha. Personalmente, destacaría en algunos temas la presencia del bajo –inseparable ya- de Tony Garnier.

Os dejo el videoclip del tema Duquesne Whistle: toda una pequeña obra (de arte)

Anuncios

Cold Fact (Sixto Rodríguez)

Sin títuloReconozco que desde que me contaron la historia de Sixto Rodríguez me quedé enganchado. Luego recopilé información, internet, el documental (100 % recomendable) Searching for sugar man y por último su música. Me acababan de meter un gol por la escuadra.

Cold Fact, editado en 1.970, es el primer disco de Rodríguez. Su contenido, con temas arraigados a su condición social y política, dibuja el relieve de una ciudad apagada.

El álbum, que fracasó estrepitosamente en Estados Unidos, convirtió a Rodríguez en un héroe del rock en Sudáfrica. Las letras más comprometidas fueron utilizadas como himnos en un ambiente de represión cultural y el apartheid.

Dicen que se vendieron 6 copias de este álbum. Una de ellas viajó a Sudáfrica y allí cambió la vida de un hombre que trabajaba en la construcción de Detroit. Lo encontraron, lo hicieron sentir una estrella y decidió regresar a su vida de siempre.

Cold Fact es la demostración de que en esta vida, sin saber cómo, cuándo ni dónde, alguien puede dedicar algo más de dos minutos a tu esfuerzo.

Early in the morning (James Vincent McMorrow)

Sin títuloEn ocasiones me resulta imposible salir de mi reducto de clásicos y vetusta música cuasi-insuperable. Pero, para la ocasión, ha sido fácil salir para engancharme a este tipo irlandés: James Vincent McMorrow.

En 2.010 publica su primer album Early in the morning. Desde el primer momento en el que contactas con el disco, escuchas el tema If I had a boat y te ofrece una muestra del LP completo. Durante toda la historia, McMorrow te lleva a distintos recovecos de los sentidos. La simpleza extrema de su música contrasta de forma radical con la complejidad de sus letras.

Algunos críticos (y creo que de manera acertada) comparan su música y su forma de producir los discos –creación e instrumentación propia- con Bon Iver. Y es que el folk está de enhorabuena.

El disco merece una escucha por lo menos y quizá os deje con ganas de más ¿quién sabe? Para muestra, un botón:

Music from Big Pink (The Band)

Sin títuloCorría el año 1.968 y Bob Dylan se encontraba en plena transición musical. A su lado, en el escenario, bajo el nombre aún de The Hawks, unos desconocidos Rick Danko, Richard Manuel, Robbie Robertson, Levon Helm y Garth Hudson se mostraban ante el mundo. Acababa de nacer una estrella: The Band.

Su primer álbum, Music from Big Pink, suena diferente. En un mundo donde la radio gobernaba y moldeaba los estilos musicales, irrumpe The Band.

El batería y cantante, Levon Helm, daba una nota disonante en la estructura de la voz del momento. Desgarro y profundidad mezclado con la fusión más limpia del folk, el country y el rock&roll. El disco te hace viajar de un lugar a otro, sin un estilo marcado pero si una línea definida. Letras compuestas por Robertson (como la famosa The Weight) y algunas composiciones de Richard Manuel con Dylan (This Wheel´s on fire)

Para curiosos y buscadores de tesoros diré que la portada del vinilo editado en 1.968 pertenece a un dibujo del propio Bob Dylan, cuyo virtuosismo –como se puede observar- no se encontraba ni en la voz ni tampoco en la pintura.

The Band: la música al servicio de la excelencia.