7 (Platero y tu)

Sin título7 es el título del séptimo álbum de la ya desaparecida banda Platero y tú.

En 1.997 aparece el disco del grupo liderado por Fito Cabrales (actualmente en Fito & Fitipaldis). Con colaboraciones de éxito como la del saxofonista Javier Alzola o el líder de Extremoduro, Roberto Iniesta, el LP toma forma precisa y pone de manifiesto la madurez de la banda.

Juantxo Olano, Jesús García y el genial Iñaki Antón “Uoho” ponen la música de este álbum. Temas como Por mi, Si miro a las nubes, Alucinante o Al cantar abanderan el rock&roll del momento, sin aditivos ni etiquetas.

Dentro del disco encontramos un tributo a Carl Perkins con el tema Rock&roll, emulando el famoso tema del norteamericano, Blue Suede.

Un gran álbum. Un disco, en fin, alucinante.

Music for Montserrat (Varios)

Sin títuloEs el 15 de septiembre de 1.997 y estás sentado en una butaca de la séptima fila del patio de butacas del mítico Royal Albert Hall. De repente, casi sin avisar, aparece en el escenario George Martin. Estás perplejo, claro. Os está contando que los músicos que vas a ver a continuación se han reunido para recaudar fondos para la devastada isla de Montserrat. Y desaparece.

Ray Cooper está en la percusión y Phil Collins comienza a tocar Take me home. La cosa, parece, va tomando forma. La energía del final de la canción deja entrever lo que se avecina. Entonces, sin abandonar la percusión, entra el cantante de Montserrat, Arrow, y arranca tus aplausos. Ya estás enganchado y no puedes dejar de observar.

Para ese entonces acaba de dar su último concierto Carl Perkins ¡delante de tus narices! Estás perplejo. ¿Y ahora? ¡Ja! Ahora entra en escena Míster Mark Knopfler y va a provocarte la primera ovación de la noche. Tú, emocionado ahí, en tu butaca de la séptima fila, te has dado cuenta de que Knopfler está tocando Money for Nothing. Te has dado cuenta que Phil Collins se ha puesto a los mandos de la batería y que Sting ha cogido uno de los micrófonos. Pero se te escapa que el guitarrista que está detrás de ellos es Eric Clapton. El gran Eric Clapton.

Ovación tras ovación se va acabando el concierto y, para colmo, Sting presenta al siguiente músico que batallará en escena: Elton John. No ha empezado a tocar el piano y vuestros aplausos provocan su agradecimiento. Se sienta. Parece tranquilo. No hay demasiada parafernalia alrededor. Es él contra vosotros. Su voz y sus manos. Nada más. Y así os enseña Your Song , Live like horses y Don´t let the sun go down on me.

“[…] de los mejores compositores, cantantes y guitarristas. Tengo el gusto de presentales -dice Carl Perkins- a Míster Eric Clapton” No puedes sentarte. No puedes dejar de aplaudir. Sale al escenario vestido de domingo. Sin maneras ni detalles. Solo una guitarra. Abre la actuación con Broken heart. La silla que está al lado la ocupa Mark Knopfler ¡los dos juntos! Como si se tratara de Paco de Lucía y Camarón. Un duelo de guitarras apasasionantes e increible.

El colofón final va a venir de la mano de Paul McCartney. Interpreta, para ti, Yesterday, (la grandiosa) Golden Slumbers y Hey Jude para terminar con todos en el escenario con Kansas City.

Ovación final. Ovación enorme. No es para menos. Ahora solo toca levantar de tu butaca de la séptima fila y despertar. Solo eso. Nada más.