Cantares (Joan Manuel Serrat)

Mi padre, claro. Mi padre es un tipo fantástico. Tiene sus cosas, como todos los padres. Pero es un tipo fantástico. No cree en la sinrazón del devenir de los tiempos ni en las tautologías por derecho. Es un empírico. Qué coño. Es un empírico fantastico. 

Mi padre odia la política, o eso dice. Mi padre, aunque parezca una evidencia, es de derechas. Pero sigue siendo fantástico. ¡Ah! Se me olvidaba. A mi padre le gusta -muchísimo- Estopa. Yo no lo entiendo pero es así. Lo suele llevar en su coche. Estopa. Mocedades. Mecano. Serrat. Alejandro Sanz. Sabina. 

Siento tanto punto. Lo siento. De verdad. Estoy obsesionado con El Extranjero de Camus y ahora no puedo parar de escribir así. Ya me gustaría. No puedo. Mi padre seguro que lo comprende. O no. Tampoco va a leer esto. Qué más da. 

Hay cosas en la vida que son impresionantes. Lo son porque si. Porque debe ser así. Mi padre me enseñó a Serrat, que no es Yoko Ono. Y mi padre me enseñó a Antonio Machado, que no es ¡por supuesto! Estopa. 

Cosas fantásticas. Caminos fantántiscos. Andares superlativos. 

http://youtu.be/vIEUWDYVpHg

Multiply (Jamie Lidell)

Bern entró sin llamar. Como en cualquier sitcom americana donde las puertas pueden abrirse desde fuera. Una especie de violación constante de la propiedad privada. Algo muy comunista para el Tio Sam. En fin.

Bern entró sin llamar. Quizá Nadine y O.J. Ted podrían haber preguntado de dónde venía o hacia dónde iba. No se les ocurrió. La forma de andar, de mover el cuerpo y de ser obscenamente sexy con sus gafas al estilo wayfarer detuvo toda intención de romper la magia.

Bern entró sin llamar. Tarareaba una canción que, supuse (chúpate esa Sherlock) debía estar sonando en sus cascos. “Please go under with a smile” y pensé que posiblemente era mejor dejar que aquello ocurriera. Sin más. No soy un gran filósofo pero me gusta dejar que el mérito de los acontecimientos se lo conceda únicamente el azar.

Bern entró sin llamar. Escuchaba Multiply de Jamie Lidell. Desapareció por la puerta de la cocina, claro, como un cualquier sitcom americana. Supongo que ahora no es importante saber de dónde venía, hacia dónde iba o qué demonios había hecho todo ese tiempo. Pensé que lo mejor de todo aquello es que Bern entró. Exacto: sin llamar.

 

Is on Top (Chuck Berry)

Sin títuloPese a no ser muy fan de los recopilatorios, Is on Top representa buena parte de los comienzos del rey (negro) del rock&roll: Chuck Berry.

Publicado el álbum en 1.959 por Chess Records, toma relevancia al acoger los temas más sonados del estadounidense. El primer LP en el que figura el mítico tema Johnny B. Goode (tan mítico como para estar incluido en el Disco de oro de las Voyager –Sonidos de la tierra-).

No hay que olvidar que aparecen famosos temas como Carol, Sweet Little Rock & Roller o Roll Over Beethoven, entre otros.

El link, en esta ocasión, es diferente. El tema es Carol pero no el que se grabó en el disco. Pocas ocasiones tengo para colar esta jam de la canción. Aquí os dejo, con Chuck Berry y Keith Richards (nada menos)

In Spite of All the Danger (The Quarrymen)

Sin títuloPara este artículo he tenido que mentir. Solo un poco. El disco no tiene título. En 1.958, unos jóvenes John Lennon, Paul McCartney y George Harrison acompañados de Duff Lowe y Hanton, son los integrantes de la antesala de The Beatles: The Quarrymen.

El disco, que contiene dos canciones, fue grabado en unos estudios de Liverpool. El tema que contiene la cara “A” del vinilo fue un tema consensuada por todos los miembros de la banda: That´ll be the day de Buddy Holly.

El dueño del estudio, Percy Phillips, no permitió que el grupo ensayara para grabar la canción que rellenara la cara “B”. Las (benditas) prisas obligaron a que McCartney y Harrison se arriesgaran a ofrecer a Lennon que cantara un tema compuesto por ellos mismos. Así quedó, entonces, las guitarras de McCartney y Harrison, los coros de este último y la voz de Lennon. Su primera grabación por 15 chelines: In Spite of all the Danger.