Into your Lungs (Hey Rosetta!)

Sin títuloVivo por etapas. Hay algunas en las que no me sacas de Abbey Road, los Stones, algunos discos de los Who, los primeros discos de los Creedence o Salitre 48 de Quique González. Si viene algún amigo a casa, de vez en cuando, suena la entrañable voz de Édit Piaf.

En otras etapas, aparco los clásicos y me pongo a investigar por mi cuenta en grupos de la nueva corriente ya sean rock, folk o indie. Los escucho hasta mutilarlos y termino sacando la esencia. Olvido aquellos que me gustaron en un primer momento y me quedo con los que, sin saber la razón, siguen sonando en casa. Y eso me ocurrió hace unos años, cuando mi amigo Mike me “presentó” a estos canadienses: Hey Rosetta!

Me enganchó su idea de un estilo sin medias tintas. Me encandiló su puesta en escena, tan sencilla como completa. Las letras cuidadas y su forma de darse a conocer al mundo: los videoclips. Es cierto que muchos grupos utilizan este medio como forma de publicidad (youtube, facebook, etc…) pero estos tipos saben hacerlo muy bien.

Into your lungs es su segundo álbum de estudio, publicado en 2.008. El tema Red Heart es los lanzó a la escucha de muchos avispados musicales. Canciones como New Goodbye o Tired eyes nos sitúa en un disco de fácil consumo, sin tener que prepararnos para la batalla.

Aquí os dejo el videoclip de There´s an Arc que, como dice la canción, nos hará desabrocharnos la corbata y jugar a ser niños. Otra vez.

Post dedicado al blog Indiecados. Mi gurú del indie.
Lo prometido es deuda, amigos.

Sin Documentos (Los Rodríguez)

Sin títuloAunque aún no he hablado de él, mi disco de cabecera de los Stones es el Sticky Fingers. Hablamos de una de las joyas de la corona de los londinenses por su ritmo, sus temas y la repercusión que aún mantiene (Brown Sugar o Wild Horses son ejemplos evidentes).

Pues bien. El disco al que hoy doy salida creo que es el Sticky Fingers de Los Rodríguez: Sin documentos.

El álbum, publicado en el año 1.993, refleja el estado del rock hispano-argentino de la época. Andrés Calamaro y Ariel Rot son los –mejores- maestros de ceremonia que te puedes encontrar y te sirven en frío y sin cabriolas un disco completo.

Pese a que son sus caras las más conocidas, al estilo Lennon/McCartney o Jagger/Richards, la dupla Calamaro/Rot es la última en llegar a la banda. Germán Vilella y Julian Infante son los encargados de completar la formación. A ellos se uniría, intermitentemente, el magnífico Guille “Ráscale” Martín.

Sin Documentos se erige como el abanderado del modelo de cómo hacer un buen disco de rock en castellano a principios de los noventa. Tal es así que prácticamente todos sus temas han pasado a la posteridad cantados incluso por un público ajeno al pop o al rock. Sin Documentos, Pequeño salto mortal, Mi rock perdido o Me estás atrapando otra vez son algunos ejemplos.

Pero qué poco duró este rock&roll de leones.

Exile on Main St. (Rolling Stones)

3Publicado en el año 1.972, el disco Exile on Main St. se convierte en un icono de la amplísima discografía de los británicos. La crítica no acogió el álbum con los brazos abiertos por considerarlo desarmado y con claras evidencias de una mala producción. Quizá –y esto ya es conjeturar con libertad- se debe a que su creación coincide en el tiempo con el exilio de los Stones al sur de Francia, a los excesos y el comienzo del noviazgo duradero de Keith Richards con sus medicinas.

Aún no había aterrizado en el grupo Ron Wood, al que aún le quedarían dos años más antes de llegar a la banda. La guitarra queda al servicio, pues, de Mick Taylor (del que dicen que escribió el tema Ventilator Blues, presente en el disco).

En los vientos acompaña uno  (para un servidor)  de los mejores saxofonistas de la historia de la música: Bobby Keys.

Sea como fuere y aunque las críticas no fueran benevolentes con aquellos chichos raros, lo cierto es que Exile on Main St. es uno de los mejores LP que se han publicado en los anales del rock&roll.

El tema del link pertenece al tema “Rocks off” con el que abre el álbum. Extraño, con un sonido muy trabado pero con la dureza y personalidad de los Rolling Stones.