New (Paul McCartney)

Sin títuloEn el año 2013 irrumpía en el panorama musical de casi finales de año, el último álbum de Paul McCartney: New.

Tras unos años de recopilatorios, grandes éxitos y una delicia de versiones como Kisses on the Bottom, el exBeatle presenta un álbum de temas originales.

Si tenemos en cuenta la trayectoria musical de McCartney no era tan difícil imaginar que algún día llegaría incluso a flirtear con la música electrónica. Quizá por una voz que comienza a desgastarse o por el hecho de tocar botones distintos, lo cierto es que Paul convence más por su capacidad de composición que por su talento vocal a estas alturas.

El disco no es homogéneo. Puede ir del rock y los compases más clásicos de los Beatles a la clásica cara b de los Beach Boys, pasando por detalles eléctricos y el blues a una sola voz. Tras varias escuchas podemos darnos cuenta que el que tuvo, retuvo y es difícil quitarle la idea del Sgt. Peppers de la cabeza. (Hay que recordar que uno de los productores del disco es Giles Martin, hijo de George Martin).

En mitad del disco, tras la fuerza de Alligator o Queenie Eye aparece –como un trueno- Early Days, canción autobiográfica en la que resume de una manera tan sencilla como hermosa, su amistad con el desaparecido John Lennon.

“¿Qué quieres ser de mayor, Paul?” dicen que preguntó un periodista durante un vuelo a Estados Unidos en la segunda visita de los Beatles. “Músico” dicen que respondió.

In Spite of All the Danger (The Quarrymen)

Sin títuloPara este artículo he tenido que mentir. Solo un poco. El disco no tiene título. En 1.958, unos jóvenes John Lennon, Paul McCartney y George Harrison acompañados de Duff Lowe y Hanton, son los integrantes de la antesala de The Beatles: The Quarrymen.

El disco, que contiene dos canciones, fue grabado en unos estudios de Liverpool. El tema que contiene la cara “A” del vinilo fue un tema consensuada por todos los miembros de la banda: That´ll be the day de Buddy Holly.

El dueño del estudio, Percy Phillips, no permitió que el grupo ensayara para grabar la canción que rellenara la cara “B”. Las (benditas) prisas obligaron a que McCartney y Harrison se arriesgaran a ofrecer a Lennon que cantara un tema compuesto por ellos mismos. Así quedó, entonces, las guitarras de McCartney y Harrison, los coros de este último y la voz de Lennon. Su primera grabación por 15 chelines: In Spite of all the Danger.