Cold Fact (Sixto Rodríguez)

Sin títuloReconozco que desde que me contaron la historia de Sixto Rodríguez me quedé enganchado. Luego recopilé información, internet, el documental (100 % recomendable) Searching for sugar man y por último su música. Me acababan de meter un gol por la escuadra.

Cold Fact, editado en 1.970, es el primer disco de Rodríguez. Su contenido, con temas arraigados a su condición social y política, dibuja el relieve de una ciudad apagada.

El álbum, que fracasó estrepitosamente en Estados Unidos, convirtió a Rodríguez en un héroe del rock en Sudáfrica. Las letras más comprometidas fueron utilizadas como himnos en un ambiente de represión cultural y el apartheid.

Dicen que se vendieron 6 copias de este álbum. Una de ellas viajó a Sudáfrica y allí cambió la vida de un hombre que trabajaba en la construcción de Detroit. Lo encontraron, lo hicieron sentir una estrella y decidió regresar a su vida de siempre.

Cold Fact es la demostración de que en esta vida, sin saber cómo, cuándo ni dónde, alguien puede dedicar algo más de dos minutos a tu esfuerzo.

Anuncios

Live in Maryland (New Barbarians)

Sin títuloNew Barbarians entran en la escena del rock y salen de la misma forma. Arrasan y se van. Su extensa vida dura 20 conciertos y desaparece dejando tras de sí un halo de rock&roll de una calidad envidiable.

El ya Stone y por entonces ex Face, Ron Wood, decide montar este grupo con la ayuda de Keith Richards. Cuentan, entre otros, con el saxo de Bobby Keys y la batería de Ringo Starr, entre otros. En 1.979 graban el concierto Live in Maryland (Buried alive) que no verá la luz hasta 2.006

El grupo sirve para varias cosas: durante los parones de los Stones la banda se llena de lujos y música a base de conciertos. Sirve para escuchar como canta Keith Richards. También escuchar versiones muy pulidas de Dylan o Chuck Berry. Pero, bajo mi punto de vista, si sirve para algo por encima de todo es para recordar al mundo (musical) entero que Ronnie Wood tiene un talento increíble para componer.

Ya dicen que “lo bueno, si breve…”