Sin Documentos (Los Rodríguez)

Sin títuloAunque aún no he hablado de él, mi disco de cabecera de los Stones es el Sticky Fingers. Hablamos de una de las joyas de la corona de los londinenses por su ritmo, sus temas y la repercusión que aún mantiene (Brown Sugar o Wild Horses son ejemplos evidentes).

Pues bien. El disco al que hoy doy salida creo que es el Sticky Fingers de Los Rodríguez: Sin documentos.

El álbum, publicado en el año 1.993, refleja el estado del rock hispano-argentino de la época. Andrés Calamaro y Ariel Rot son los –mejores- maestros de ceremonia que te puedes encontrar y te sirven en frío y sin cabriolas un disco completo.

Pese a que son sus caras las más conocidas, al estilo Lennon/McCartney o Jagger/Richards, la dupla Calamaro/Rot es la última en llegar a la banda. Germán Vilella y Julian Infante son los encargados de completar la formación. A ellos se uniría, intermitentemente, el magnífico Guille “Ráscale” Martín.

Sin Documentos se erige como el abanderado del modelo de cómo hacer un buen disco de rock en castellano a principios de los noventa. Tal es así que prácticamente todos sus temas han pasado a la posteridad cantados incluso por un público ajeno al pop o al rock. Sin Documentos, Pequeño salto mortal, Mi rock perdido o Me estás atrapando otra vez son algunos ejemplos.

Pero qué poco duró este rock&roll de leones.

Anuncios

Los Zigarros (Los Zigarros)

Sin títuloEl rock español está de enhorabuena. Dejó el mástil Miguel Ríos pero aparecieron en escena los hermanos Tormo (Ovidi y Álvaro) para no dejarnos desamparados.

Los Zigarros toman el pulso con su primer trabajo. Rock&roll puro. Sin aditivos ni falsos telones que inviten a todos los públicos. Si no te gusta mover las caderas o el pie en la barra al ritmo de “hablar, hablar, hablar para no decir nada/ bailar, bailar, bailar hasta el amanecer…” no compres el álbum.

Influenciados por los dioses del Olimpo como George Harrison, Eric Clapton, AC/DC, Carlos Segarra o Los Rodríguez, su música tiene letras redondas, historias con un principio y final. El disco, producido por Carlos Raya, recuerda a aquellas primeras grabaciones de M-Clan (Un buen momento, por ejemplo) y te invita a saltar con Hablar, hablar, hablar, Cayendo por el agujero o Voy a bailar encima de ti. Luego te llevan a un terreno más íntimo con Tras el cristal o con Desde que ya no eres mía.

Sea como sea, estos Zigarros si son recomendables y no hacen daño a la salud. Al menos no a la respiración. Desconozco si afectan a la mental y, como dicen ellos mismos: “El mundo está muy necesitado de rock&roll”