Tempest (Bob Dylan)

dylan

Zimmerman. 30 discos. Un mito.

Bob Dylan emprendía, en 2.012, su última aventura discográfico: Tempest. No era fácil esperar algo excelente de ese álbum siguiendo la decreciente carrera del norteamericano. Pero llegó Tempest, llegó Duquesne Whistle, llegó la última gran oda a Lennon.

Compaginando como siempre el virtuosismo del blues, el escenario del folk y la intrahistoria del country, Dylan introduce en 10 pistas (una de ellas, Tempest, con una duración de 13:54) una obra oscura, musicalmente feroz y sin grandes hazañas literarias.

Bajo la banda que últimamente acompaña al artista, se sumerge en el estudio para dar vida al último disco hasta la fecha. Personalmente, destacaría en algunos temas la presencia del bajo –inseparable ya- de Tony Garnier.

Os dejo el videoclip del tema Duquesne Whistle: toda una pequeña obra (de arte)

Anuncios

Into your Lungs (Hey Rosetta!)

Sin títuloVivo por etapas. Hay algunas en las que no me sacas de Abbey Road, los Stones, algunos discos de los Who, los primeros discos de los Creedence o Salitre 48 de Quique González. Si viene algún amigo a casa, de vez en cuando, suena la entrañable voz de Édit Piaf.

En otras etapas, aparco los clásicos y me pongo a investigar por mi cuenta en grupos de la nueva corriente ya sean rock, folk o indie. Los escucho hasta mutilarlos y termino sacando la esencia. Olvido aquellos que me gustaron en un primer momento y me quedo con los que, sin saber la razón, siguen sonando en casa. Y eso me ocurrió hace unos años, cuando mi amigo Mike me “presentó” a estos canadienses: Hey Rosetta!

Me enganchó su idea de un estilo sin medias tintas. Me encandiló su puesta en escena, tan sencilla como completa. Las letras cuidadas y su forma de darse a conocer al mundo: los videoclips. Es cierto que muchos grupos utilizan este medio como forma de publicidad (youtube, facebook, etc…) pero estos tipos saben hacerlo muy bien.

Into your lungs es su segundo álbum de estudio, publicado en 2.008. El tema Red Heart es los lanzó a la escucha de muchos avispados musicales. Canciones como New Goodbye o Tired eyes nos sitúa en un disco de fácil consumo, sin tener que prepararnos para la batalla.

Aquí os dejo el videoclip de There´s an Arc que, como dice la canción, nos hará desabrocharnos la corbata y jugar a ser niños. Otra vez.

Post dedicado al blog Indiecados. Mi gurú del indie.
Lo prometido es deuda, amigos.

Mujeres (Coque Malla)

Sin títuloReconozco que fui de Los Ronaldos. Reconozco, también, que mantuve una relación de amor-odio con Coque Malla. Puestos a reconocer, reconozco que me gusta más Coque Malla que Los Ronaldos.

La última obra del madrileño, en formato de recopilatorio, es Mujeres. En este álbum Coque Malla repasa sus temas más encarnecidos siendo el sexo opuesto el centro de la inspiración.

Acompañado de Jeanette, Leonor Watling, Ángela Molina (qué voz, señores) Anni B. Sweet, Rebeca Jiménez o su mismísima madre, Amparo Valle conforma un disco cargado de historias y dúos magníficos.

Temas míticos de los Ronaldos como No puedo vivir sin ti o de su carrera en solitario como Berlín, Siempre junto a ti o una moneda, crean la atmósfera perfecta para un disco de coleccionista.

Aún echando de menos temas más rockeros como She´s my baby, el disco no tiene ni una sola canción que no encaje. Por si no lo supierais, la grabación del disco está colgada en youtube y no tiene desperdicio alguno.

Acoustic at the Ryman (Band of Horses)

Sin títuloBand of Horses es quizá una de esas joyas que me embaucaron hace ya tiempo, desde su tercer disco Infinite Arms. Comencé a comprarme la discografía anterior hasta este último año pasado cuando editan un disco en formato acústico: Acoustic at the Ryman.

La puesta en escena de los de Seatle es dura. Compaginan a la perfección el talento musical con la voz, los vaivenes emocionales y el feeling con el público.

Para su primer álbum en directo, la banda asalta el famoso auditorio Ryman de Nashville, la ciudad de la música. Temas repartidos por toda su discografía y dando el protagonismo adecuado a una ligera instrumentalización y la voz de Ben Bridwell.

Bridwell juega con el falsete y los coros de Ryan Monroe o Tyler Ramsey, como si de un Crosby, Stills & Nash se tratara. Dan la vuelta a los temas más conocidos y desarman las melodías para confeccionar un disco de una belleza extraordinaria.

Get Born (Jet)

Sin títuloRecuerdo la primera impresión que me llevé al escuchar la intro de Are you gonna be my girl: “Iggy Pop ha vuelto y con qué nervio”. Pero estaba equivocado. Un grupo –joven- ausgtraliano acababa de irrumpir en el panorama musical y sabían muy bien lo que se hacían: Jet.

En 2003 editan su primer álbum, Get Born. Los hermanos Cester (Chris y Nic) Lo cierto es que fue un grupo fácil de captar para aquellos que vivíamos entre el anhelo del rock clásico y la fuerza del hard rock sin estruendos. Influenciados por los grupos míticos como Beatles, Faces, T-Rex, The Kinks o AC/DC (cómo no) entre otros, realizan un disco casi atemporal. Traspasan la criba con comodidad y las etiquetas miran en la dirección que a ellos interesa.

El tema Are you gonna be my girl tomó la bandera del rock actual y los catapultó sin medida. Pero Get Born no es solo un tema conocido con una intro pegadizo y un ritmo rock intenso. Temas como Rollover Dj o Cold Hard Bitch proponen un hard rock exento de ruidos o Move on y Radio Song que paralizan el tiempo para hacer una balada que rompe en el estribillo sin que desentone.

Jet, un relevo que pudo alcanzar cotas muy altas y se apartó del camino. Quizá dejando las expectativas más altas que las propias cotas. Quién sabe. Quién sabe…

Colour of the Trap (Miles Kane)

Sin títuloEl rock británico vive a la sombra de la sombra del british-pop. Los –ahora reconocidos- Arctic Monkeys han sumerigido por aguas solo capitaneadas por Coldplay (talentos al margen). Si resulta difícil que la banda de Alex Turner sobreviva a los focos de los de Chris Martin es fácil imaginar lo que debe ser la reconquista para Miles Kane.

Con su álbum debut, Colour of the Trap, editado en 2.011 Miles Kane se desprende de su etiqueta de acompañante de Turner para emprender un viaje en solitario.

Como si estuviera todo orquestado, su talento se suma a una imagen beat y un rasgueo de guitarra muy conseguido. Los temas con los que arranca el disco, como Come Closer o Rearrange dan un impulso muy fuerte a lo que Kane espera que entendamos en el viaje del devenir de sus canciones. Mundos atemporales como Quicksand o Kingcrawler.

Poco puede decir de este tipo que tiene un parecido físico estratosférico con Paul McCartney. Poco más que ¡este tipo es (muy) bueno!

Los Zigarros (Los Zigarros)

Sin títuloEl rock español está de enhorabuena. Dejó el mástil Miguel Ríos pero aparecieron en escena los hermanos Tormo (Ovidi y Álvaro) para no dejarnos desamparados.

Los Zigarros toman el pulso con su primer trabajo. Rock&roll puro. Sin aditivos ni falsos telones que inviten a todos los públicos. Si no te gusta mover las caderas o el pie en la barra al ritmo de “hablar, hablar, hablar para no decir nada/ bailar, bailar, bailar hasta el amanecer…” no compres el álbum.

Influenciados por los dioses del Olimpo como George Harrison, Eric Clapton, AC/DC, Carlos Segarra o Los Rodríguez, su música tiene letras redondas, historias con un principio y final. El disco, producido por Carlos Raya, recuerda a aquellas primeras grabaciones de M-Clan (Un buen momento, por ejemplo) y te invita a saltar con Hablar, hablar, hablar, Cayendo por el agujero o Voy a bailar encima de ti. Luego te llevan a un terreno más íntimo con Tras el cristal o con Desde que ya no eres mía.

Sea como sea, estos Zigarros si son recomendables y no hacen daño a la salud. Al menos no a la respiración. Desconozco si afectan a la mental y, como dicen ellos mismos: “El mundo está muy necesitado de rock&roll”

Camino ácido (Ángel Stanich)

Sin títuloSe busca a Ángel Stanich. Es probable que algunos ya lo conozcáis y, si no es así, atentos.

En este mismo año sale a la luz Camino Ácido, su álbum debut, producido por Javier Vielba (voz y guitarra de Arizona Baby y Corizonas) y parece que no va a pasar sin llamar la atención.

Una puesta en escena llena de personalidad. Una voz particular que, quizá, pueda acercarnos al Albert Pla más extravagante o a un Quique González demasiado rockero. Lo cierto es que Stanich suena, precisamente, a Stanich.

En sus letras parece que el coyote (puesto de peyote) ya ha cogido al correcaminos. Mapas desdibujados de un rock sureño contando historias para no dormir. Personajes al borde de un camino de arena demasiado solitario. Personajes que, a base de vino y estructuras de blues, viajan, sin remedio, al último cumpleaños de Bukowski.

Acompañado en su banda por el propio Vielba y, también, por Alex Izquierdo (Arizona Baby) propone un directo rebosante de rock y la mejor de las malas maneras.

Se busca a Ángel Stanich. Si se cruza en vuestro camino: ¡atrapadlo! (si podéis)

Dear Great Canyon (Joana Serrat)

Sin títuloMe encuentro de frente con un disco de alguien que desconozco. El disco lleva por título Dear Great Canyon. A primera vista podríamos imaginar paisajes canadienses que, por ejemplo, nos evocara Hey Rosetta! Pero no. Esta vez no hace falta ir allí (de momento). Joana Serrat está más cerca.

Dear Great Canyon podría ser la estampa natural de Vic.Al realizar la primera escucha del disco, que llega a mis manos a través de un regalo –y mejor recomendación- , me encuentro con Flowers on the Hillside y The Blizzard. Enseguida me atrapa su voz. Me desarma y me deja con ganas de más.

Temas como Green Grass o The Wanderer, aún siendo letras interioristas, me transportan a algunos discos de Joan Baez. No puedo dejar de esperar al siguiente tema.

Estoy llegando al final del disco cuando escucho The Secret. Estoy dando las gracias por escrito a la persona que me hace tal regalo: “Creo que no sabes lo que me has regalado. Supongo que cuando alguien escuchó The Freewheelin por primera vez, si hubiera tenido whatsapp, habría escrito algo parecido: esto es una joya. Mil gracias”

Me imagino el disco como un libro, ahora abierto. Tiene un comienzo suave, que encandila y no mira a los ojos. Va a terminar invadiendo tu espacio con Place Called Home. Un final apoteósico lleno de descaro.

Sin duda una sorpresa grata de este año. La música tiene suerte de tener defensores como Joana Serrat. El folk, que duerme amparado, tiene algo qué decir sea como sea: en inglés o en catalán.

spotify:album:2yizNoq8kB7BYYkYX6Z4HP

La Futura (ZZ Top)

Sin títuloEn el año 2.011, mientras despegaba el astronauta Mike Fossum, se escuchaba de fondo la voz y la guitarra de Billy Gibbons: ZZ Top habían regresado ¡y de qué forma!

Tras años de pruebas y desvíos, en el año 2.012 sale al mercado el álbum La Futura. El sonido duro –pero limpio- de guitarras y la quebrada voz de Gibbons en el primer tema que se dio a conocer, Flyin´High, presagiaban que ZZ Top estaban de vuelta.

El disco, pese a salir en el siglo XXI podría estar enmarcado dentro de los editados en los ochenta, cuando el grupo encontró su sitio y fue reconocido a nivel mundial.

Junto a los incombustibles Dusty Hill y Frank Beard, desde el 69, dando guerra. Composiciones como Over You o It´s too easy mañana forman la pista de aterrizaje perfecta para este Ford coupé del 33 tan simple como necesario.

Reconocido queda. Si mis debilidades ya han sido relatadas por aquí, debo confesar que mi fiel amante es Billy Gibbons. He dicho.